Miguel Bosé

Miguel Bosé parece el cantante de la eterna juventud, parece no pasar los años por él.

Hijo de torero y actriz, lleva sangre de artista en las venas.

De signo zodiacal Aries, siempre ha estado rodeado de una gran cultura, sin ir más lejos, Pablo Picasso era amigo íntimo de la familia y padrino de su hermana Paola Dominguín.

Como su signo zodiacal, lo caracteriza, tiene un espíritu y fuerza incomparable, luchador incondicional y seguro de sí mismo.

Nació en Panamá y comenzó el camino de la fama de la mano de Camilo Sesto.

Canciones como “Linda”. “Mi libertad” o “Amiga” lo consagraron con sus grandes éxitos en España y América Latina.

Los años 80 comenzaron con canciones como “Morir de Amor” o “Te amaré” lo colocaron en las listas de éxitos de todos los países.

En 1984, Miguel Bosé da un giro en su carrera, ya que las canciones que él cantaba, estaban destinadas a un público de niñas jóvenes, pero esto comenzó a decaer con el movimiento de la época, la “movida madrileña”. Fue entonces, cuando conocimos a un nuevo Bosé, con una voz mucho más grave y un estilo a lo David Bowie. Es entonces cuando aparecen sus canciones de “Bandido”, “Sevilla” o “Amante Bandido” que de nuevo vuelven a arrasar.

Su nuevo estilo causaba impacto, no solo con su música, sino con su nueva imagen. Barba de tres días, maquillado, pelo encrespado… era un Bosé que se atrevía con un nuevo estilo, además de introducirse también en el cine.

Todo un artista carismático.

 

Ir arriba