Los instrumentos vibran

Al igual que ocurre con la elasticidad de una cuerda, a mayor longitud, su sonido es más grave y a menor longitud, su sonido es más agudo (violines y contrabajos) pasa exactamente igual en los tubos de los instrumentos de aire, a mayor longitud de tubo más grave son sus sonidos, como por ejemplo la tuba, a menor recorrido del aire en el tubo, más agudo se convierte, es el caso del flautín.

En el caso de la cuerda, el elemento que las pone en vibración es el arco, en el caso de los tubos, es la lengüeta que a través del aire insuflado produce la vibración de esta, a parte de la lengüeta, hay instrumentos de boquilla como los de la trompeta, trombón, trompa… esto se ponen en vibración por el aire que la boca insufla a través de la boquilla, en la que el labio va cambiando su presión.

En las varillas de percusión, ocurre exactamente lo mismo, a mayor longitud en las varillas, más grave será su sonido y todo lo contrario cuando estas son más cortas.

Aunque sean rígidas también pueden vibrar de muchas formas, puede hacerse con elementos más duros que las hagan sonar como en el caso del xilófono.

En campo de la percusión es infinita la forma de producir vibraciones sonoras musicales, como ejemplo podemos tomar la batería, una combinación de instrumentos de parches, los cuales son percutidos con mazas, otros con palillos… una simbiosis de instrumentos que pueden hacerse sonar con percusión de muy diversas formas.

 

Ir arriba