Kings of Leon dejan Madrid sin aliento

La entrada era demasiado cara y el recinto, la plaza de toros de Vistalegre, no auguraba nada bueno. Pero era la única fecha anunciada por los americanos Kings of Leon en España después de cancelar las dos actuaciones previstas para el año pasado. Había muchas ganas de verlos, pero las entradas no llegaron a agotarse y el estadio no estuvo realmente lleno hasta la tercera o la cuarta canción. Y, aún así, el concierto que Kings of Leon dieron anoche en Madrid mereció la pena. Y mucho.

Aunque presentaban su último trabajo, Come Around Sundown, ni siquiera la mitad del setlist que interpretaron pertenecía a él. La atención prestada a sus dos álbumes anteriores, Only By the Night y Because of the Times fue grande y, la acogida del público, espectacular. Kings of Leon salieron al escenario con mucha fuerza, invadiendo con la potencia de su rock guitarrero a una audiencia que no daba crédito a lo que veía. La nitidez de sus melodías y la precisión de la voz de su cantante, Anthony “Caleb” Followill, brillaron de una forma inusitada en un recinto en principio poco propicio para la música.

Los temas se fueron sucediendo durante algo más de hora y media y la intensidad y la conexión con el público no hicieron más que crecer. No solo los más conocidos, como Fans o Manhattan entusiasmaron al público: algunas de las canciones menos vistosas del último disco, como Pyro, también mejoraron sensiblemente en directo. Una apoteósica Use Somebody nos llevó hasta los bises, que hicieron que la audiencia estallara con la arrolladora versión de Sex on Fire. Da gusto irse a casa con el buen sabor de boca tras ver justamente lo que querías: un espectáculo de puro rock cuidado y bien hecho.