Britney Spears y el vídeo de ‘Hold It Against Me’: al final, no era para tanto

Ni mucho menos. No voy a negar que hacía ya años que Britney Spears no salía tan guapa en uno de sus vídeos, pero los teasers y anuncios varios que se han sucedido últimamente sobre este lanzamiento tampoco han estado demasiado a la altura, en mi opinión y visto el resultado final. Sí, está claro que es un vídeo al más puro estilo Britney, pero me ha dejado más helado que frío.

En un principio, el clip de Hold It Against Me se anunció como la ‘verdadera vuelta de Britney Spears’ y se destacó por activa y por pasiva que volverían las coreografías imposibles tan presentes desde el inicio de su carrera. Pues bien, sí, hay coreografía, pero poca. Hay narrativa, pero se pierde y no reproduce en absoluto patrones parecidos a los de Womanizer, por ejemplo. Hay rarezas, eso sí, muchas.

Al margen de las coreografías con bailarines y el mini concierto que se marca sola al final del clip, podemos ver a una Britney con lo que parece un vestido de novia, ensondada y que poco a poco se eleva para luego caer estrepitosamente envuelta en el mismo vestido, esta vez manchado de mil colores. ¿Qué nos querrá estar diciendo la cantante con este detalle? Se aceptan ideas, estoy seguro de que, pese a todo, la diva conseguirá de nuevo que su vídeo sea de lo más comentado.

Si quieres ver el vídeo de Hold It Against Me, de Britney Spears, pincha aquí.

Ir arriba