Tipos de canción

Según la formación que posee una canción, son denominadas para ser cantadas.

Las canciones a una sola voz son complejas, pues hay que conseguir una sola melodía y si nuestro trabajo es en conjunto, puede volverse complicado el afinar todos a un tiempo.

Las canciones con ostinatos consisten en desdoblar las voces, algo muy delicado y que ha de hacerse con mucho cuidado. Una forma de conseguirlo es cantar la melodía por un lado y un simple acompañamiento para la otra voz.

Las canciones a dos voces ya no constan solo de acompañamiento y melodía, aquí hay que desdoblar la misma melodía. Una opción es dejar la primera voz a las chicas y la segunda a los chicos, pues aun cantando la misma melodía conseguiremos tonos distintos por propia naturaleza.

Los cánones son pequeñas obras imitativas, parecen estructuras complejas, pero con práctica suficiente se hace muy amena, pues siempre es la misma melodía la que se repite pero entrando en diferentes momentos, esto puede resultar incluso divertido.

La polifonía ya es una forma más compleja, el último nivel de dificultad, no es fácil conseguir en chavales este tipo de canción, pues los repertorios tampoco son muy adecuados para estudiantes. El problema que nos encontramos en este tipo de canciones, es que están separadas por la clasificación de voces, por lo que nos vienen dictadas las sopranos, contralto, tenores… y esto se convierte en algo bastante profesional.

Lo más adecuado para cantar y elegir tipos de canciones, es elegir un repertorio adecuado para que los intérpretes estén a gusto a la hora de cantar. Hay muchísimos estilos de canción (Navidad, infantiles, festivas, educativas…) todo depende del contexto en el que nos encontremos y el estilo que queramos escoger. Una buena opción para cantar, es acompañar las interpretaciones con gestos, instrumentos, danza… es decir, pequeñas motivaciones para adornar la canción.

Fuente: xuletas

 

 

 

Ir arriba