Silvina Magari: “Si fuera un producto de droguería, sería lejía perfumada”

“Si fuera un producto de droguería, sería lejía perfumada”, contesta sin dudar. Le envío una petición para realizar esta entrevista y me llama ‘churri’. Y, entonces, pienso: “Esta mujer tiene algo”. Silvina Magari es una luchadora nata, cantante de cuna y repleta de frases de esas que dejan a uno con la boca abierta. Aunque, para boca, la suya, la que le permitió sacar al mercado la joya ‘Ya no soy moderna’, su primer disco (El Séptimo sello). Este otoño publicará el segundo, que ella misma ha producido y sobre el que se muestra tajante: “José Manuel Castro y yo nos hemos roto para hacerlo”. Mérito, trabajo, personalidad y voz son las cuatro patas de esta mesa…

Un poco de personalidad…

¿Qué es Silvina Magari? Lo que se ve y lo que no se ve.
¿Por qué es así Silvina Magari? Seguramente, no podría ser de otra manera, no merece la pena.

Otro poquito de genialidad…

En uno de tus blogs, diferencias las ‘genialidades’ de los ‘magarismos’ al referirte a citas textuales… ¿Qué diferencia hay? Genialidades son frases, ideas que me parecen geniales. Magarismos, son mis ideas, mi manera de ver las cosas, probablemente no sean geniales pero son auténticas.

¿Qué dirías en esta entrevista que seguirías diciendo en caso de ser una superestrella internacional? Diría lo mismo, pero con más cuidado todavía, porque hay más gente que lo escucha, a veces pongo atención en lo que digo.

Y, ¿qué dirías que jamás repetirías en ese caso? Ay, cómo me haces pensar con este calor… Te diría, si fuese una diva, que no me hagas pensar tanto, darlin’.

Me veo obligado a preguntarte por artistas como Lady GaGa o Beyonce… Me parece todo bien, menos lo que no.

Viendo tu aspecto de ‘pin-up’, me viene a la mente la estética de otra diva americana: Katy Perry. ¿Qué podrías tener en común con ella? Seguro que tenemos en común que a las dos nos gusta Madrid, Joan Manuel Serrat y los huevos fritos con patata y pan de leña.

En tu primer disco, ‘Ya no soy moderna’, has jugado con los sonidos pop y electrónicos de los ochenta. ¿Qué tiene esa década que a todos los artistas inquieta? Yo trabajo en el ‘Penta’.

¿Tu nuevo disco seguirá la línea del primero? ¿Qué novedades quieres incorporar? Sí y no. La novedad que quiero incorporar es que yo lo he producido. José Manuel Castro y yo, y nos hemos roto para hacer este disco.

He leído que es ‘swing’. ¿Tú tienes ‘swing’? Si uno tiene swing, puede saber quién lo tiene, y tú lo tienes.

¡Vaya, gracias! Me choca la aparente contradicción entre tu apariencia y la profundidad de las letras, ¿cómo consigues fundir ambas? Depende de quién escuche, también.

¿Qué temas abordas en tu segundo disco ‘El sufrir se va a acabar’? Mucho dolor y del vuelo que el dolor trae.

¿Algún día escribirás e interpretarás ‘electro-pop’? Hay dos cosas que no sé, lo que ha pasado y lo que va a pasar. Mira, aquí tienes un magarismo.

Las metáforas de Silvina…

Si la vida fuera un juego y el mundo un tablero de ajedrez, ¿qué ficha sería Silvina Magari? El peón y la reina.
¿Ciencia o apariencia? Bondad.
Si tuvieras que escoger ser un producto de droguería, ¿cuál serías? La lejía perfumada.
Una de tus canciones se titula ‘Cerezas y fresas’. ¿Con cuál te identificas más? Toda la fruta me parece preciosa, como la gente…
¿Qué es lo opuesto a Silvina? ¿Y lo contiguo? Todo.
Un cuento clásico que te gustaría protagonizar… Uno, donde el príncipe sea un príncipe y no esté perdido, y no sólo tenga un reino sino que lo sea.

Sin pensar mucho…

Qué libro no volverías a leer. Los que no leo, si no han caído en mis manos será porque no los tengo que leer o no es mi momento para su lectura.
Qué disco ajeno y ya existente te hubiera gustado publicar. ‘Eco’, de Jorge Drexler.
Un lugar para escribir y otro para cantar. La alegría.
Un instinto innato de Silvina Magari. Comer dulces.
Oscuridad o penumbra, ¿por qué? Yo, todo a media luz….
Un personaje histórico con el que intimar. Napoleón, pero para café, que para otra cosa no me da el cuerpo.
Un cantante con el que grabar un dueto y acabar brindando en Nochevieja. Chavela, a huevo.

La última pregunta…

¿Quién es Silvina Magari? Lo que tú quieras, lo que tú seas.

Desde aquí, deseo toda la suerte del mundo a una artistaza como Silvina. Si quieres ver el vídeoclip de ‘Ya no soy moderna’, su primer éxito, puedes hacerlo en su página web.

Foto: elsufrirsevaacabar.blogspot.com

Ir arriba