Ok Go, mucho más que un vídeo

En esto de la música, a veces, parece estar reñida la diversión con la calidad, si eres un grupo divertido es como si perdieras galones de profesionalidad. OkGo es un ejemplo de que esto es una falacia. Los conocí hace tiempo con un vídeo que probablemente hayáis visto todos, ya que se prodiga por los zappings al mismo nivel que la entrada en la cárcel de Cachuli. Las risas fueron muchas y los intentos de imitar el baile del grupo también. Viendo este vídeo y no habiendo oído nada de ellos previamente, lo primero que piensas es que será algo aislado en una banda que ha dado el pelotazo con un vídeo gracioso. Pero nada más lejos de la realidad, el segundo paso fue escuchar el disco y ver que son buenos, originales y, como no, divertidos. Un disco más que recomendable. Pero todavía nos faltaba un paso más: el directo. ¡Qué gozada! ¡Qué energía! ¡Y qué divertido! El famoso baile como colofón a un espectáculo que me hizo no arrepentirme de haber dejado un concierto de Paul Weller a medias por coincidir en el tiempo. El bueno de Weller lo entendería. Si a todo esto le añadimos algunas lindezas que el cantante dedicó a su presidente Bush, nos topamos con el concierto perfecto. Y es que siempre me ha encantado ese toque comprometido. Ah! Y ¿no he dicho nada del físico del cantante, verdad? Eso ya es otra historia que nada tiene que ver con la música.

He aquí el famoso vídeo Million ways que dio a conocer a esta gran banda americana. Sus discos evidencian que el humor no está reñido con la calidad.

Si quieres saber más sobre ellos entra en su página web donde podrás ver otros vídeos que no tienen ningún desperdicio o en la nueva que han estrenado recientemente para los fans de nuestro país, que cada día son más.

Ir arriba