Ladinamo se queda en la calle

ladinamo.jpg 

La asociación cultural madrileña, muy arraigada al barrio de lavapiés y que edita la revista gratuita LDNM, se ha quedado sin local porque, según dicen sus responsables, sus queridos caseros les invitan a desalojarlo ya que “querrán especular con él”. Y es que la cultura nunca fue demasiado rentable. Una vergüenza. Ladinamo no es sólo música, ni cine, ni arte, ni literatura, ni política, ni televisión… es todo ello, una visión nada convencional de todo ello, uno de esos reductos dónde todavía no ha metido mano ninguna administración para corromperlo. Ante la imposibilidad de alquilar otro local asequible a los bolsillos de la asociación han decidido comenzar a partir de ahora con  Ladinamo Ambulante que intentará organizar todos los conciertos y eventos culturales, que venían organizando hasta ahora en su café, por aquellos locales donde tengan a bien permitírselo. Mucha suerte amigos.