Alejandro Sanz consiguió traernos un pedacito de paraíso

A finales de la semana pasada asistimos al concierto de Alejandro Sanz en Madrid, y creemos que el cantante nos supo traer un pedacito de paraíso. Porque todos tenemos una adolescencia, y muchos lo recordamos cantando a voz en grito “Amiga mía” o “Y si fuera ella”.

20.000 personas abarrotábamos el Palacio de los Deportes para cantar con Alejandro Sanz y amigos conocidos por todos, aunque no eramos tantos en la zona LG Paraíso, y se agradecía.

Durante más de dos horas Alejandro Sanz y su banda se dejaron la piel en el escenario para traernos un trocito de paraíso, y pese a que el tiempo no pasa en balde -y los disco tampoco- el palacio se volvió loco con las canciones del Alejandro que aún era nuestro, y no de Miami.

Pero, hay que reconocer que de Miami no se ha traído sólo nuevos ritmos, sino una pedazo de banda con un directo espectacular que hace del concierto un espectáculo único. Como redondeo, los invitados inesperados, pero muy bienvenidos. Las imágenes, cortesía de alibaimor,  hablan por sí solas.

Y puestos a ser sinceros, también ayudó bastante que LG nos hiciera un hueco en las primeras filas.