Ke$ha se hace mayor y llena de purpurina multicolor el vídeo de ‘Take it off’

Se ha superado. Ke$ha, la cantante estadounudense que allá por enero reventó las listas de ventas con su imparable ‘Tik Tok’, ya tiene un nuevo single en la calle. Tras aquel bombazo, que consiguió catapultarla al olimpo de divas actuales, nos llegó la colaboración con la banda 3OH!3 titulada ‘Blah, blah, blah’ y, más tarde, el corte (un poco ñoño, todo sea dicho) ‘Your love is my drug’, de cuyo vídeo solo diré que, al margen de todo, podría haber sido mucho mejor de lo que fue. Tras parecerse más a una estrella de Disney Channel en ese clip, ahora se ha presentado como todo lo contrario.

Y es que el veranito le ha sentado muy, pero que muy bien. Con el pelo más largo, bien peinado, más morena y unos movimientos más sensuales aunque en cierto modo también algo histriónicos, Ke$ha acaba de publicar en su página web el vídeo de ‘Take it off’, una canción que tiene todas las papeletas para sonar en las discotecas durante este otoño. La letra, como suele ser normal en ella, no resulta nada infantil, precisamente. Vuelve a hablar de alcohol, gente extraña y fiesta, para variar un poco. Pero sí que llama la atención la estética del clip.

La primera parte está grabada en lo que parece un hotel de carretera abandonado. Un ambiente decadente, unas amigas de aspecto desaliñado y una piscina en ruinas le sirve a la californiana para desplegar todo su talento. Durante la segunda parte todo se vuelve de colores, cae la noche y… los efectos especiales y la purpurina milticolor entran en escena elaborando un conjunto de imágenes bastante llamativas y originales. Visto este clip, está claro que la joven artista tiene algo diferente. Quizá su aspecto, quizá su voz, a lo mejor simplemente que sabe lo que quiere y está dispuesta a conseguirlo.

Ir arriba