Anthony

Anthony llegó a Nueva York y como tantos jóvenes homosexuales y transexuales no se sentía admitido, pero él tenía claras sus inquietudes. Se empezó a rodear de artistas transexuales y transgénico, mueres punks, los cuales con el tiempo son sus amigos de siempre, a los que echa de menos por el poco tiempo que dispone para juntarse con ellos. Son demasiadas giras que te hacen olvidarte de las cosas primordiales, incluso a veces te sientes muy solo. Su secreto es centrarse con tapones en las orejas como táctica de supervivencia y no pensar en nada más que llegar hasta el fin de la meta. Su vida son los conciertos y reserva todas sus energías para ello.

A pesar de su condición, su música es escuchada por el público hetéreo. El público homosexual parece que se les incita a otro estilo de música. A pesar que parezca raro no es tan conocido en el mundo gay. Nos confiesa que le gustaría llegar más a este tipo de público, pero tampoco quiere obsesionarse con ello, le gusta solamente compartir sus emociones y experiencias con las personas que realmente se interesan por él, pero no quita el preocuparse por la gente que por la condición de ser gay esté influido por un determinado tipo de música, determinadas empresas que quieren que su público sea el homosexual. Es un negocio que te induce a comprar ropa y que las preocupaciones e intereses sean el salir y darle la más mínima importancia, es decir es una manipulación total con unos intereses muy serios.

Fuente: Anthony and the Johnsons

Ir arriba