El jazz

El jazz es un estilo de música que en comparación con la clásica europea supuso con su aparición la ruptura de los moldes rítmicos y melódicos musicalmente hablando.

La llegada de los esclavos negros y su inclusión en los aspectos de la raza blanca fomentó una simbiosis cultural muy fuerte. Se le llamaba la música del diablo y estaba totalmente prohibida. Sus orígenes comenzaron en los barrios bajos de los esclavos.

Eran ritmos rotos regulares e irregulares con notas a contratiempo y síncopas. Las formas de interpretación no eran estudiadas, sino totalmente improvisadas, algo que hasta entonces había ser impensable.

Los instrumentos se dividían en dos secciones, unos los que marcaban el ritmo (batería, piano y contrabajo) los otros lo que hacían las melodías (saxo, trompeta y banjo).

A la llegada de la raza negra a Norteamérica, se les impuso la religión y por lo tanto los salmos que en ella se cantaban, algo que los esclavos asumieron como canciones ideales para acoplarles sus propios ritmos, nació así a la adaptación de estos ritmos el estilo gospell.

La forma más común de interpretación del jazz son las secciones de ocho compases, en las que la misma melodía se va repitiendo, pero cada vez que vuelve a esta repetición del tema, el músico lo adorna e inventa nuevas improvisaciones, ritmos o melodías, resultando unas auténticas y preciosas variaciones.

Las agrupaciones de instrumentos eran formadas por tríos, cuartetos o Big Bands. Los tríos se formaban por dos instrumentos rítmicos y uno melódico. El cuarteto (el más característico) era igual al anterior pero se le añadía un instrumentos de viento (si se creaba un quinteto se le añadía otro más de viento). Las Big Band, era como dice la palabra una gran banda, la cual, se componía por la sección del ritmo (piano, contrabajo, batería y guitarra) y la melódica (saxo, trompeta y trombón). Esta agrupación estuvo en todo su esplendor en los años 30.

Fuente: Wikipedia

Ir arriba